Publicidad

Descontentos con el trato de la policía

 Los datos que han sido dados a conocer informan que se estima que entre 13.000 y 15.000 personas estuvieron implicadas en los disturbios ocurridos entre el 6 y el 10 de agosto de este año.

Un Estudio de London School of Economics reveló que la frustración por la forma como Policía trata a las distintas comunidades de las ciudades británicas fue un factor determinante de los disturbios.

El descontento general de la población hacia la Policía fue un factor muy importante que contribuyó a los disturbios del pasado agosto en el Reino Unido, donde se produjeron robos, incendios, agresiones y alteración del orden público.

Así lo señala un estudio hecho por la London School of Economics y el periódico “The Guardian”, que entrevistaron a numerosas personas que tomaron parte en los altercados registrados en varias ciudades británicas y en los que cinco personas resultaron muertas y se practicaron 4.000 detenciones.

La frustración generalizada por la forma en que las fuerzas del orden tratan a las distintas comunidades de las grandes ciudades británicas fue un factor determinante, según la investigación, que no detalla cuales son las prácticas policiales que más molestan.

Dichos estudios fueron realizados tras entrevistas que se le han hecho a 270 personas que participaron en los desórdenes de Londres, Birmingham, Liverpool, Nottingham, Manchester y Salford.

La investigación consiguió reunir numerosos relatos de gente que vivió de cerca lo que ocurrió en agosto, lo que permitió conocer de primera mano el sentimiento de la población durante los sucesos, según así lo destaca el diario británico.

Los expertos luego de analizar los estudios identificaron la desconfianza y la antipatía hacia la policía como principales impulsos de la gente.

El informe mencionado subraya, además, que mucha agente vio en la violencia una oportunidad para hacerse con objetos y productos de lujo de las tiendas, ya que se rompieron los cristales de muchas de ellas.

Según los resultado obtenidos de  la investigación, los que tomaron parte en los altercados no se organizaron a través de redes sociales como Facebook, como se había asegurado en un principio, si bien usaron teléfonos móviles para comunicarse y planear los desencadenados incidentes.

A nivel estadístico, se estima que entre 13.000 y 15.000 personas estuvieron implicadas en los disturbios ocurridos entre el 6 y el 10 de agosto.

Un estudio que ha sido dado a conocer recientemente por los ministerios británicos de Justicia e Interior indicó que las personas que participaron en ellos eran muy jóvenes y con escasos recursos económicos, y que solo una minoría pertenecía a bandas.

En nombre de la protesta, durante cinco días consecutivos, jóvenes en Londres y otras ciudades inglesas incendiaron vehículos y viviendas y causaron cuantiosos destrozos en tiendas, lo que obligó a poner en la calle a cientos de agentes, mientras el primer ministro británico, David Cameron, suspendió sus vacaciones.

El jefe del Gobierno por su parte había afirmado que las conocidas bandas callejeras eran la raíz del problema y rechazó que las medidas de austeridad impuestas por su Gobierno el año pasado  con la finalidad de reducir el déficit público hayan podido influir en dichos disturbios.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>