Publicidad

Mayor control del Reino Unido a los bancos

El gobierno británico presentó dos nuevas leyes con las que pretende fortalecer la regulación financiera y reducir a la mitad la deuda del país en cuatro años.

La Ley de Servicios Financieros prevé la creación de un Consejo de Estabilidad Financiera y concederá mayores poderes a la Autoridad de Servicios Financieros (FSA, por sus siglas en inglés) para regular las acciones de los bancos.

La otra norma que se presentó este miércoles, la Ley de Responsabilidad Fiscal, obligará al gobierno a reducir su déficit presupuestario a la mitad en un plazo de cuatro años.

Discurso de la reina

Ambas propuestas las anunció la reina de Inglaterra, Isabel II, en un acto anual –cuyo origen se remonta al siglo XVI- en el que la monarca presenta las líneas del programa económico del gobierno de cara al año próximo.

“A medida que la recuperación económica se consolide, mi gobierno reducirá el déficit y asegurará que la deuda nacional se mantiene dentro de lo sostenible”, aseguró la reina.

Ahora, el gobierno espera que ambas normas sean aprobadas de forma rápida por el Parlamento.

“Pero con la perspectiva de las elecciones generales, previstas para junio, existen dudas de cuántas de estas propuestas se convertirán en ley, a la vez que los partidos de oposición las criticaron por su carácter ‘electoralista'”, apuntó el corresponsal de asuntos políticos de la BBC, Rob Watson.

Nuevas normas

De hacerse realidad lo estipulado en las normas presentadas este miércoles, el Consejo de Estabilidad Financiera –cuya creación fue planteada por primera vez por el ministro de Economía británico, Alistair Darling, en julio – estaría formado por el Tesoro, el Banco de Inglaterra y funcionarios de la FSA.

El nuevo organismo tendrá la responsabilidad de analizar los riesgos del sector financiero y de asegurar que la crisis actual no se repita.

La Ley de Servicios Financieros también requerirá que los bancos grandes y otras instituciones tengan reservas de capital que les permitan “sobrevivir” en caso de quiebra y evitar así el “contagio” al resto del sistema financiero.

Bajo la nueva norma –que debería entrar en vigor en enero- las bonificaciones a los ejecutivos bancarios no estarán garantizadas durante más de un año y se podrían pagar en plazos de hasta tres años.

Control a los bonos

El condicionamiento del pago de bonificaciones bancarias a los buenos resultados de las compañías a medio y largo plazo fue una de las propuestas principales que presentó el ministro de Economía británico en la última reunión del G20 en Pittsburg en septiembre.

En este sentido, las nuevas medidas pretenden ligar el pago de compensaciones a la rentabilidad de los bancos a largo plazo, y no al riesgo y a los beneficios a corto plazo.

Por otro lado, la nueva normativa –que no introduce límites a las bonificaciones- dará a la FSA el poder de detener los pagos excesivos a ejecutivos si se considera que se está premiando el riesgo excesivo.

Estas medidas tienen como telón de fondo los enormes gastos de dinero público que hizo el gobierno británico –más de US$700.000 millones- para “rescatar” el sistema financiero a finales de 2008.

Para muchos, este aumento del control es el precio que tienen que pagar los bancos a cambio de la ayuda recibida.

Publicidad

One response to “Mayor control del Reino Unido a los bancos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>